National Endowment for the Arts - The Big Read
The Call of the Wild

The Call of the Wild

by Jack London

No man ever became great who did not achieve the impossible.


London y sus otras obras

Hasta que Jack London irrumpió en la escena literaria con una colección de cuentos cortos, The Son of the Wolf (El hijo del lobo) (1900), el duro paisaje del Yukón no había entrado en el mundo de la ficción. Su voz era única; su visión, desconocida. Para London, el mundo natural está repleto de belleza y maravillas, pero también es violento, impredecible y destructivo. Las dificultades en la naturaleza obligan a los personajes de London a ser flexibles e ingeniosos para poder sobrevivir; y a veces no lo consiguen.

Las primeras novelas de London presentan algunos de los personajes más inolvidables de la literatura estadounidense. La heroína de su primera novela, A Daughter of the Snows (Una hija de las nieves) (1902), realmente no tiene precedente literario. Frona Welse es una mujer fuerte y firme, cuya niñez en Alaska le ha enseñado “la fe de la comida y la manta”. Buck, el perro que se convierte en lobo (El llamado de la selva, 1903), y White Fang, el lobo que se convierte en perro (White Fang [Colmillo blanco], 1906), siguen siendo populares hoy en día. Ambos animales sufren bajo el brutal garrote de dueños injustos, se convierten en líderes de sus jaurías de perros de trineo y usan su imaginación para sobrevivir. En The Sea-Wolf (El lobo de mar) (1904), Wolf Larsen, un temido capitán cazador de focas y el pirata más educado de la literatura, captura a Humphrey van Weyden y le obliga a servir como marinero.

Estos personajes retan a los lectores a enfrentar sus limitaciones, a entrar en un mundo en el que la ley del más fuerte es una realidad diaria. Este mundo con frecuencia reflejaba la biografía del propio London. Los abusos de poder de los que fue testigo y que vivió (especialmente mientras vagabundeaba por Norteamérica y vivía entre los ‘sin techo’ del East End de Londres) se convirtieron en la base de obras de conciencia social como The People of the Abyss (Gente del abismo) (1903) y The Road (1907). Jack London a menudo decía: “Soy Martin Eden”, el héroe de su novela parcialmente autobiográfica de 1909 que lucha para salir de la pobreza de la clase trabajadora para ganarse la vida como escritor. John Barleycorn (1913), otra provocativa obra semiautobiográfica, hace crónica de la batalla de un hombre con el alcohol, a la que London se refería como su “larga enfermedad” y la “lógica blanca”.

Además de más de quince novelas, London fue un prolífico escritor de cartas y cuentos cortos, periodista y ensayista, especialmente sobre sus viajes a Asia, Suramérica y Centroamérica, el Pacífico Sur y Hawái. Sus aventuras a bordo del yate que construyó con su segunda esposa, Charmian, están publicados en The Cruise of the Snark (El crucero del Snark) (1911) de London y The Log of the Snark (1915) de Charmian. Después de estas aventuras de trotamundos, sus dos grandes amores (Charmian y su rancho de 1.400 acres en California) le inspiraron obras de ficción tardías como The Valley of the Moon (El valle de la luna) (1913) y The Little Lady of the Big House (1916). Para el momento de su muerte en 1916, Jack London era uno de los escritores mejor pagados de Estados Unidos y disfrutaba de popularidad a nivel mundial.

Si le gustó El llamado de la selva, puede que le gusten:

Around the World in Eighty Days (La vuelta al mundo en ochenta días) de Julio Verne (1873)
East of Eden (Al este del edén) de John Steinbeck (1952)
Where the Red Fern Grows (La leyenda del helecho rojo) de Wilson Rawls (1961)
Arctic Dreams (Sueños árticos) de Barry López (1986)

The Big Read
Get involved with the Big Read!
Learn More

printfooter-logos
© Arts Midwest