National Endowment of the Arts - The Big Read
The Stories and Poems of Edgar Allan Poe

The Stories and Poems of Edgar Allan Poe

by Edgar Allan Poe

I would give the world to embody one half the ideas afloat in my imagination.


La larga sombra de Poe

Poe ha influido a varias generaciones de grandes escritores de novelas policíacas, de terror y psicológicas, y a algunos menos exitosos imitadores. Novelistas de terror como H.P. Lovecraft y Stephen King han confesado abiertamente la deuda que tienen con él, y Fyodor Dostoevsky y Sir Arthur Conan Doyle, entre otros, han reconocido el enorme efecto de su obra sobre la de ellos. Los escritores franceses se destacan entre quienes han señalado la grandeza de Poe; el poeta Charles Baudelaire fue uno de sus primeros defensores y uno de sus mejores traductores.

Las mejores traducciones de Poe a otros idiomas, así como sus traducciones a otros medios, suelen quedarse cortas respecto del original. Pero incluso la más débil de las adaptaciones de Poe al cine, por ejemplo, tiene la virtud de trasladarnos de nuevo al original, y los artistas que de buena fe siguen recurriendo a él para obtener material—a diferencia de la mayoría de sus personajes—no tienen porqué sentirse culpables. Los breves y altamente visuales cuentos de Poe presentan oportunidades y retos particulares para el adaptador incauto, y un admirador de su obra podría armar fácilmente un festival entero con películas basadas en su obra, aún cuando las adaptaciones no le hagan plena justicia.

Dos versiones cinematográficas de “La caída de la Casa Usher” son un digna representación de los casi 200 intentos realizados hasta la fecha para adaptar cuentos de Poe a la pantalla grande. Sorprendentemente, las dos “Ushers” se ganaron un lugar en la National Film Registry de la Biblioteca del Congreso, un registro oficial de películas que vale la pena preservar. La versión de 1928 fue filmada en los alguna vez promisorios y hoy desaparecidos estudios de Rochester, Nueva York; pese al tiempo transcurrido, la película conserva el atractivo de su concepción vanguardista.

La más famosa versión, House of Usher (La Casa Usher) (1960) de Roger Corman y Richard Matheson, con Vincent Price como protagonista, inició una moda por Poe que indirectamente condujo a la segunda edad dorada de Hollywood. Corman, un director-productor de películas de Clase B, descubrió en Poe la oportunidad perfecta para combinar una producción barata con la calidad. Contrató al melifluo actor clásico Vincent Price y al gran escritor de revistas populares Richard Matheson (The Incredible Shrinking Man, 1957, Duel, 1971, “The Twilight Zone”) para realizar lo que sería una magnífica serie de películas.

Las ganancias obtenidas con esas películas le permitieron a Corman financiar las primeras producciones de bajo presupuesto de Francis Ford Coppola, Martin Scorsese y muchos otros cineastas que encabezarían el renacimiento del cine estadounidense en la década de los 70.

Muchas obras musicales interpretan la poesía y ficción de Poe. Estas adaptaciones incluyen una sinfonía coral de Las campanas de Sergei Rachmaninoff (1913, rev. 1936), y dos óperas basadas en “La caída de la Casa Usher”: una terminada, de Philip Glass (1987), y una sin terminar, de Claude Debussy. Quizás el intento más extraño de llevar a Poe a la música ha sido POEtry (2000), una obra teatral y ciclo de canciones de obras selectas de Poe realizados por Lou Reed y Robert Wilson, que después se convirtió en un álbum de Reed titulado The Raven (2003).

El teatro también se ha beneficiado de la dramaticidad de la obra de Poe. Algunas obras inspiradas en él han conocido además el éxito de taquilla. Al final, sin embargo, independientemente de que se trate de la pantalla o de la escena, es difícil convertir a Poe en más dramático de lo que ya es.

The Big Read
Get involved with the Big Read!
Learn More

printfooter-logos
© Arts Midwest