National Endowment of the Arts - The Big Read
The Grapes of Wrath

The Grapes of Wrath

by John Steinbeck

Literature is as old as speech. It grew out of human need for it, and it has not changed except to become more needed.


Vida y tiempos de John Steinbeck

Los años 10
Gavrilo Princip asesina al archiduque Franz Ferdinand durante su visita a Sarajevo, lo que desencadena la Primera Guerra Mundial en 1914.
El 11 de noviembre de 1918 se firmó el armisticio, lo que da fin a la Primera Guerra Mundial.
Steinbeck asiste a la Universidad de Stanford y elige la literatura inglesa como su especialidad.

Los años 20
Steinbeck abandona Stanford para leer y escribir, y deja una nota a su compañero de cuarto que decía: “Me fui a China. Nos veremos en alguna ocasión. Por favor, libera a la ardilla listada”.
La bolsa se desploma en 1929, lo que da comienzo a la Gran Depresión.

Los años 30
Franklin Roosevelt es elegido Presidente de Estados Unidos en 1932.
Guardias armados usan gas lacrimógeno contra recolectores de lechuga en huelga en la “batalla de Salinas” en 1936.
En 1937 De ratones y hombres se convierte en un éxito.
Steinbeck escribe Las uvas de la ira, novela que fue publicada con gran éxito popular en abril de 1939.

Los años 40
Steinbeck gana el Premio Pulitzer por Las uvas de la ira en 1940.
Ataque de los japoneses a Pearl Harbor en 1941.
Steinbeck trabaja con Alfred Hitchcock en Náufragos en 1943.
La Segunda Guerra Mundial termina en 1945.
Nacen los hijos de Steinbeck: Thom en 1944, John IV en 1946.

Los años 50
En 1950 el senador Joseph McCarthy presenta una lista de presuntos comunistas en el Departamento de Estado, lo que marca los albores de la Guerra Fría.
En 1951 Steinbeck escribe sobre su amigo el biólogo Ed Ricketts en Por el “mar de Cortés”.
En 1952 se publica Al este del Edén.

Los años 60
En 1964 la Resolución del Golfo de Tonkin enreda a los Estados Unidos en Vietnam.
En 1966 César Chávez organiza una marcha de recolectores californianos en huelga a Sacramento, la cual lleva a un boicot a las uvas que dura cinco años y supone la primera victoria importante de los trabajadores agrícolas estadounidenses.
En 1968 Steinbeck muere en Manhattan y es enterrado en Salinas.

Medio millón de Joads
La emigración por la sequía Dust Bowl

Las raíces de la Gran Depresión son tan secas y retorcidas como un manzanal muerto. Si quiere ver cómo pelean dos economistas, simplemente pregúnteles cuál fue la causa del desplome de la Bolsa en octubre de 1929. Sin embargo, es más fácil desenterrar las raíces de la emigración a California por la sequía Dust Bowl durante la era de la Depresión.

A mediados del siglo XIX los emigrantes llegaron a California en busca de oro. En el siglo XX lo hicieron simplemente para sobrevivir y el índice de fracaso fue alto. Los emigrantes llegaban de Oklahoma y los estados vecinos. Venían porque la recesión posterior a la Primera Guerra Mundial les había forzado a comprar maquinaria nueva para aumentar la cosecha, así que apostaron por el crédito fácil de los años 20 y perdieron. Venían porque una sequía que duró siete años había secado la tierra, destruyéndola, y los bancos se habían apropiado de sus granjas. Venían también porque el índice de desempleo de la Depresión se acercaba al 30 por ciento y los empresarios de California corrieron la voz de que vendrían tiempos mejores en el Oeste.

Con todo, durante los años 30 llegaron a California entre 300 y 500 mil emigrantes de Texas, Arkansas, Missouri y, sobre todo, de Oklahoma. El nombre general para todos ellos que mejor cabía en los titulares era “Okies”, y entre las personas de Oklahoma todavía produce la misma irritación que cualquier insulto de carácter étnico. Estas familias de emigrantes eran prácticamente invisibles al público en general porque seguían las cosechas de una granja a otra, muy alejados de los grandes núcleos de población.

El fin gradual de la crisis de la sequía Dust Bowl al final de los años 30 tuvo tantas causas como su inicio. Los campos de trabajadores migratorios (Migratory Labor Camps) organizados por el gobierno federal, como el fundado en Harbin por Tom Collins, gran amigo de Steinbeck, empezaron a aliviar el sufrimiento de algunos jornaleros de California. Los astilleros y la mobilización aeroespacial del estado antes y durante la Segunda Guerra Mundial aminoraron la competitividad de los trabajos agrícolas en California. Y el propio trabajo de Steinbeck, primero en una serie de artículos en el San Francisco News y finalmente transmutado a Las uvas de la ira, apeló a la conciencia de una nación y tuvo como resultado una cierta mejora de las condiciones. Al final, la novela de Steinbeck cumplió el mismo objetivo que el tío John fija para el hijo sin nombre de Rosasharn: “Ve y cuéntales… Quizás entonces se den cuenta”.

Battle-Hymn of the Republic (Himno de batalla de la República) de Julia Ward Howe

Mis ojos han visto la gloria de la llegada del Señor,
Él pisotea la vendimia que contiene Las uvas de la ira,
Él ha desatado el resplandor fatídico de su terrible y rápida espada,
Su verdad avanza firmemente.

Julia Ward Howe (1819–1910) publicó su popular canción de la Unión, “Himno de la batalla de la República”, en el Atlantic Monthly en 1862. Carol Steinbeck pensó que la frase “the grapes of wrath” (Las uvas de la ira) de la primera estrofa sería el título perfecto para la novela épica de su esposo.

The Big Read
Get involved with the Big Read!
Learn More

printfooter-logos
© Arts Midwest