National Endowment for the Arts - The Big Read
Sun, Stone, and Shadows

Sun, Stone, and Shadows

by Jorge F. Hernández

The temples and gods of pre-Columbian Mexico are a pile of ruins, but the spirit that breathed life into that world has not disappeared… Being a Mexican writer means listening to the voice of that present, that presence.


Temple of El Castillo in Chichen Itza, Yucatan, Mexico (Copyright Mark Segal/Digital Vision/Getty Images)

La cultura e historia de México del siglo XX

1900-1910
La dictadura de Porfirio Díaz (1876–1911) presenta al mundo la imagen de México como una tierra de promesas y progreso.
Inspectores de la policía montada comienzan a vigilar la frontera entre México y los Estados Unidos, 1904.
Los trabajadores de la fábrica textil en Río Blanco y de las minas de cobre en Cananea se van a huelga. Ambos son brutalmente reprimidos, 1906.

1910-1920
Francisco I. Madero se lanza a la presidencia de la república contra Díaz, clama victoria luego de elecciones fraudulentas y llama a la revolución, 1910.
Ejércitos comandados por Emiliano Zapata en el sur y por Francisco "Pancho" Villa en el norte, se rebelan contra Díaz, dando inicio a la Revolución Mexicana, 1910-1917.
Francisco I. Madero se convierte en el primer presidente mexicano elegido democráticamente en el siglo XX, 1911.
Se redacta una nueva constitución que, entre otras cosas, prohíbe la reelección, limita la autoridad de la Iglesia Católica, concede derechos mineros a la nación y otorga nuevos poderes a las organizaciones laborales, 1917.

1920-1930
El secretario de Educación, José Vasconcelos, cede los muros de los edificios del gobierno para que los artistas puedan pintar con su apoyo pinturas con temas revolucionarios, dando inicio al movimiento muralista, 1923.
El gobierno del presidente Plutarco Elías Calles prohíbe el culto religioso y expropia las tierras y propiedades en manos de la Iglesia Católica; se rebelan jóvenes católicos en defensa de su religión; el gobierno negocia la paz y restablece la libertad religiosa, 1926-1929.
Luego del asesinato del recién electo presidente Álvaro Obregón, el presidente Calles dirige al país tras las bambalinas de lo que será el precursor del Partido Revolucionario Institucional (PRI), 1929.

1930-1940
Al arreciar la Gran Depresión Económica, más de 500,000 trabajadores mexicanos y mexicanos-americanos son repatriados.
Diego Rivera inaugura una exposición individual de su obra en el Museo de Arte Moderno de Nueva York en 1931, pero al negarse a cambiar el rostro de Lenin en su mural para el edificio RCA del Rockefeller Center, destruyen su creación, 1934.
El presidente Lázaro Cárdenas amplía las reformas agrarias y de industria, mientras también expropia las compañías petroleras extranjeras y funda Petróleos Mexicanos (PEMEX), 1938.
El ejército nazi invade Polonia e inicia la Segunda Guerra Mundial, 1939.

1940-1950
Los Estados Unidos y México adoptan el Programa de Emergencia Laboral del Campo o "Bracero", permitiendo a los mexicanos trabajar bajo contrato por tiempo limitado en los Estados Unidos, 1942.
México declara la guerra a las potencias del Eje, y se une a las Fuerzas Aliadas en la Segunda Guerra Mundial, 1942.
Se establecen las Naciones Unidas al finalizar la Segunda Guerra Mundial, con México como miembro fundador, 1945.

1950-1960
XHTV transmite la primera emisión mexicana por televisión, 1950.
La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) inaugura su campus de Ciudad Universitaria, en el sur de la Ciudad de México, 1952.
Se inaugura el Puente Internacional entre Laredo y Nuevo Laredo, 1955.
Acapulco se convierte en el principal destino turístico internacional de México.

1960-1970
César Chávez empieza la organización de los obreros del campo en Delano, California, 1962.
El Programa de Industrialización de la Frontera Mexicana establece las primeras maquiladoras fronterizas, 1965.
Diez días antes de las Olimpiadas en la Ciudad de México, el ejército abre fuego contra estudiantes en protesta y demanda por la democracia. Murieron muchos y otros más fueron encarcelados en la masacre de Tlatelolco, 1968.

1970-1980
México es sede de la Copa Mundial de Futbol por primera vez, 1970.
Los Estados Unidos promulgan el "Plan Carter" para regular a los trabajadores migratorios, 1977.
Luego del accidental descubrimiento en la Ciudad de México de un monolito que representa a la diosa azteca Coyolxáuhqui, arqueólogos inician la excavación del Templo Mayor de los Aztecas, 1978.

1980-1990
México encabeza El Groupo Contradora para la unificación y modernización de Centroamérica.
México enfrenta una grave crisis económica que provocó un importante descalabro en inversión y bienestar social, 1981.
Un sismo de 8.1 azota a la Ciudad de México y cobra miles de vidas, 1985.

1990-2000
El poeta y ensayista Octavio Paz (1914-1998) obtiene el Premio Nobel de Literatura, 1990.
El Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLC/NAFTA) entra en vigor y crea el segundo sector comercial más grande del mundo, 1994.
El Ejército Zapatista de Liberación Nacional, un grupo revolucionario armado nombrado en reconocimiento a Emiliano Zapata, inicia su campaña en contra del gobierno de México, 1994.
El candidato presidencial Luis Donaldo Colosio es asesinado en Tijuana, 1994.

2000
Terminan siete décadas de poder ininterrumpido del PRI con la elección de Vicente Fox, del Partido Acción Nacional (o PAN), 2000.
Los hispanos se vuelven la minoría mayoritaria de los Estados Unidos, de entre los cuales, el mayor componente son mexicanos-americanos, 2000.
Felipe Calderón (del PAN) asume la presidencia de la república, 2006.

Una breve historia de México

La historia y herencia de México están vivas en las calles de sus ciudades y en los pueblos rurales. La magnífica orfebrería en piedra de los Olmeca, Tolteca, Zapoteca, Maya y otras civilizaciones indígenas se vislumbra todavía a través de la opulencia del México moderno. Sabemos del lugar exacto donde Moctezuma vio por vez primera al Capitán Hernán Cortés una mañana de 1519, marcando el comienzo de la Conquista española de México. Ni triunfo ni derrota, la Conquista marcó el doloroso parto de una nación de ilimitados mestizajes: genético, cultural, artístico, económico y arquitectónico.

La tierra que fue conocida como Nueva España, un inmenso territorio que se extiende desde lo que hoy es Oregon hasta cubrir Centroamérica, sería gobernada como la joya entre las colonias españolas. La aparición de la Virgen de Guadalupe, la indígena María del credo católico, llevó a la conversión de más de nueve millones de indígenas al catolicismo y posteriormente se convertiría en el símbolo de la independencia de España. Hoy en día, sigue siendo un símbolo de identidad cultural y nacional, incluso más allá de las fronteras de México.

El cura Miguel Hidalgo y Costilla desencadenó el movimiento por la independencia de España en 1810. Influido tanto por la Revolución Francesa, como por la Americana, Hidalgo trazó la cuadrícula para una nueva nación que no llegaría a ver con vida. A través del siglo XIX, México osciló entre los imanes gemelos de la monarquía y la república. Más de la mitad de su territorio se perdió en una guerra contra los Estados Unidos entre 1846 y 1848.

En 1858, un abogado indígena nacido en Oaxaca, Benito Juárez, se convirtió en Presidente de la República. Durante un tiempo, suprimió las disputas entre las facciones liberal y conservadora. México sufrió una invasión militar por parte de Francia en la década que inicia en 1860: Juárez derrotó al Emperador Maximiliano en 1867. Juárez y su generación expulsaron a la Francia imperialista e instituyeron reformas democráticas. Juárez murió siendo presidente en 1872; subsecuentemente, el general Porfirio Díaz llegaría al poder en 1876. Inicialmente un veterano popular de la guerra contra los franceses, Díaz gobernó durante más de treinta años. Bajo su dictadura, México tuvo un considerable progreso económico y se abrazó a la modernidad, pero al desgarrador costo del hambre y represión generalizadas.

Todo ello dejó a México al filo de la revolución. El levantamiento culminó con su propia institucionalización, con la fundación del Partido Revolucionario Institucional (conocido como el PRI) que ganaría todas las elecciones durante el resto del siglo XX. Durante este periodo los gobiernos del PRI no guardaban relación oficial con la Iglesia Católica, que se veía como símbolo del viejo orden político, a pesar de que México era innegable y predominantemente católico. Esos mismos gobiernos alentaron las obras de artistas en general, y pintores en particular. El México del siglo XX también fue testigo del fabuloso florecimiento del talento literario, y particularmente en el género del cuento.

"En casa, mi padre me hacía leer la historia de México, estudiar la geografía mexicana y comprender los nombres, sueños y derrotas de México… una tierra de Oz con un verde camino de cactus, un paisaje y un alma tan diferentes a los de los Estados Unidos que parecían una fantasía".
—Carlos Fuentes tomado de Myself with Others: Selected Essays

La Revolución Mexicana

En 1910, Francisco I. Madero, un joven liberal del norte de México que abogaba por el libre sufragio, la no reelección y la reforma agraria para los campesinos y su pobreza, retó a la dictadura de Porfirio Díaz. Madero derrotó a Díaz en las urnas y los maderistas lograron tumbar al gobierno de Díaz y convertir a Madero en uno de los presidentes más jóvenes en la historia de México. Sin embargo, caudillos militares y aristócratas, añorando la restauración de la cleptocracia de Díaz, encarcelaron y asesinaron a Madero antes de que completara su primer período presidencial.

La falta de libertadas civiles (de prensa, de asociación) unidas a la extrema pobreza en muchas áreas, encendieron la chispa del espíritu revolucionario que había canalizado Madero. Aun sin Madero, se palpaba ya un cambio fundamental en México. El país ya no dependía de la imitación o adopción de modelos económicos y políticos extranjeros, sino por el contrario perseguía los suyos propios, incluyendo cooperativas agrarias y sindicatos obreros.

Luego de la muerte de Madero, tres líderes revolucionarios intentaron llevar la bandera de la revolución: Venustiano Carranza, argumentando en pro de una nueva constitución; Pancho Villa, un bandido-general extremadamente popular y Emiliano Zapata, un campesino cuya dedicación hacia los desposeídos trascendía cualesquier teorización sobre las masas empobrecidas. Los tres contribuyeron a derrocar al gobierno que mató a Madero y los tres jugaron un activo papel en las disputas y matanzas subsiguientes, incluso entre los mismos revolucionados.

Los revolucionarios finalmente depusieron las armas en 1917 y establecieron un gobierno. Muchos de sus líderes y seguidores no vivieron para ver evolucionar la Revolución hacia el partido político que gobernaría a México desde 1929 hasta el año 2000: cuarenta años más que los que duró Porfirio Díaz en el poder. Uno por uno, el general Carranza, Pancho Villa y Emiliano Zapata caerían asesinados en emboscadas.

Solamente dos importantes generales, Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles sobrevivirían para ayudar a institucionalizar el movimiento. Lo lograron políticamente, con la fundación de un sistema de un partido único: socialmente, al permitir que el Estado absorbiera toda la actividad económica y culturalmente, al convertir a los censores del gobierno en los árbitros de toda la producción artística.

Los restos de muchos líderes revolucionarios y caciques políticos de diferentes facciones yacen en el Monumento a la Revolución de la Ciudad de México. Luego de todas sus batallas, militares y políticas, descansan en paz todos juntos; todos menos Emiliano Zapata, quien se halla enterrado en su natal Morelos entre su gente, y quien por sí solo, de acuerdo con Octavio Paz, encarnaba los ideales de la Revolución.

The Big Read
Get involved with the Big Read!
Learn More

printfooter-logos
© Arts Midwest